Regar las plantas de interior


Uno de los secretos para cultivar flores de interior con éxito es el riego adecuado. Los cultivadores de flores novatos, sin saberlo, pueden reducir sus esfuerzos a la nada si se exceden con el riego o, por el contrario, no agregan agua. Por lo tanto, después de todo, después de haber decidido adquirir plantas de interior, no será superfluo leer un par de artículos sobre el cuidado adecuado para ellas. De hecho, depende del riego correcto de las plantas si las plantas agradarán a la vista o morirán por un cuidado inadecuado.

Abundante riego es necesario para las plantas en los casos en que:

  • Estos son brotes jóvenes de plantas.
  • Plantas con un sistema radicular muy fuerte
  • Las plantas tienen hojas muy grandes.
  • Las plantas se plantaron en macetas de barro o, si las macetas están equipadas con grandes orificios de drenaje
  • Planta floreciendo
  • El verano es demasiado caluroso, y en invierno, si el aire en el apartamento está seco y la temperatura del aire excede la norma permitida para el crecimiento de las plantas.

Riego moderado necesario en los casos:

  • La planta tiene hojas carnosas.
  • Si estos son cactus o suculentas
  • Plantas que no tienen muchas hojas.
  • Las plantas se plantan en macetas de plástico o utensilios de metal.
  • Falta de orificios de drenaje en el contenedor donde se planta la planta.
  • Cuando las plantas entran en un período de inactividad
  • Cuando el clima está nublado o lluvioso
  • La temperatura del aire en el apartamento no excede la tasa permitida de riego abundante y es demasiado húmeda.
  • Con enfermedad de las plantas
  • Plantas debilitadas por alguna plaga
  • Plantas con un sistema radicular subdesarrollado.

Los signos de riego abundante son:

  • Cese del crecimiento de las plantas
  • Las hojas están cubiertas de manchas marrones.
  • Formación de moho y podredumbre
  • Hojas cayendo

Los signos de riego insuficiente son:

  • La estructura de la hoja se vuelve más suave y lenta.
  • Pérdida de hojas por una planta que tiene hojas duras.
  • Las plantas con flores dejan de florecer y los cogollos se caen.

Hay muchas formas de determinar si una planta debe regarse o no. Pero los más efectivos son:

  1. Toca la olla. Si el sonido saliente está sonando, entonces la planta necesita riego.
  2. Empuje suavemente el suelo con el dedo o con un palo de madera. Si el suelo está mojado, debe abstenerse de regar.

Se recomienda regar las plantas con más frecuencia y con moderación, preferiblemente por la mañana. Las plantas se riegan hasta que el exceso se derrame sobre el palet. Es mejor verificar el nivel de humedad del suelo cada tres días.


Riego correcto de flores de interior.

La clave para una vegetación exuberante y una floración abundante de las plantas de interior es a menudo un riego correcto. Parecería que puede ser difícil aquí: riéguese usted mismo para que la tierra no se seque. Pero no, hay reglas en esta materia que se deben observar. El requerimiento de agua de las plantas depende de muchos factores que algunos desconocen. Por ejemplo, la ubicación de la planta, la temperatura en la habitación, el tamaño del contenedor, la temporada y, por último, pero no menos importante, el origen de la planta e incluso la tierra.

La misma planta en diferentes condiciones y en diferentes épocas del año requiere diferentes cantidades de agua. Entonces, a bajas temperaturas, en la oscuridad o durante un período de descanso, la pérdida de agua por evaporación disminuye. Durante esos períodos, la planta consume menos agua. Y ocurre todo lo contrario durante un período de crecimiento activo: las plantas necesitan mucha más humedad que durante un período de inactividad.

El tipo y tamaño de la maceta también afecta la frecuencia de riego. Una planta en una maceta de plástico requiere menos agua que una planta en una maceta de barro poroso del mismo tamaño. Cuanto más grande sea la maceta en relación con el tamaño de la planta, con menos frecuencia necesitará regar, ya que una planta pequeña no puede consumir toda la humedad en una maceta grande. Por el contrario, cuanto más pequeña es la maceta, más rápido se seca la tierra en ella y, por lo tanto, más a menudo necesita regar la planta en ella. Por ello, es recomendable plantar plantas en macetas que correspondan proporcionalmente al sistema radicular.

La composición del suelo también afecta la necesidad de humedad. Entonces, una mezcla con arena retiene menos humedad que la tierra de césped.

Factores que afectan la frecuencia y abundancia del riego.

  • Las plantas están creciendo o floreciendo activamente.
  • Si la maceta está llena de raíces
  • Interior con aire caliente seco
  • Si la planta es grande para su maceta
  • Si la planta crece en una maceta de arcilla sin esmaltar
  • Plantas con hojas grandes y delgadas.

  • Si las plantas están inactivas
  • Las plantas tienen hojas jugosas y carnosas.
  • Plantas con un pequeño sistema radicular.
  • Si las plantas están en un lugar fresco y húmedo.
  • Si una planta pequeña está en una maceta grande
  • Plantas en maceta de plástico o arcilla vidriada.

A nadie le gusta la sensación de tener los pies mojados, ni a las personas ni a las plantas. Si nuestros pies mojados y fríos conducen inevitablemente a resfriados, las raíces de las plantas comienzan a pudrirse. No hay vida sin raíces; tarde o temprano, desafortunadamente, la planta morirá. Pero esto se puede evitar.

Evite los "pies mojados": controle el estado del suelo en la maceta.

Antes de regar, debe verificar el estado del suelo en busca de humedad. La regla es: si el suelo está mojado, no debes regar la planta. Por otro lado, algunas plantas, como el clorofito, necesitan un riego abundante, en el que el sustrato nunca debe secarse. Para brindar a las plantas un cuidado óptimo, revíselo cada dos días sumergiendo la falange del dedo índice en el sustrato, y así determinando el grado de humedad.

Evite los "pies mojados": regar la planta desde abajo

Los floristas están pensando qué método de riego es mejor: superior, inferior o método de inmersión. Se dice que un llenado insuficiente es mejor que un llenado excesivo. Aunque tanto la falta de humedad como su exceso son perjudiciales para las plantas.

Para evitar el desbordamiento, muchos cultivadores riegan sus plantas desde abajo, es decir, vierten agua en una bandeja que se encuentra debajo de la maceta. Con tal riego, el agua se absorbe en el bulto de tierra a través de los orificios de drenaje. Si el terrón se moja y la superficie del suelo en la maceta se oscurece, el riego está completo. Luego se vierte el exceso de agua de la sartén.

El efecto positivo de este método de riego es que proporciona una buena humidificación del aire. La desventaja de este método puede ser que el agua, al evaporarse, eleva sustancias minerales a la superficie del suelo, como resultado de lo cual se produce la salinización del suelo. Por lo tanto, riegue periódicamente las plantas desde arriba para eliminar estas sustancias.

Tal riego es aceptable para las plantas a las que no les gusta que el agua les caiga a las hojas: estas son Saintpaulias cyclamens, gloxinia, monstera.

Evitar los pies mojados: riego por inmersión

El siguiente método para evitar el desbordamiento es sumergir la planta en un recipiente con agua. Para hacer esto, se sumerge una maceta con una planta en un recipiente ancho con agua para que el agua llegue al nivel del suelo. Cuando el sustrato en la maceta esté completamente saturado de agua, la maceta debe retirarse, dejar escurrir el exceso de agua y colocar la planta en su lugar original.

Este método de riego es bueno para todas las plantas epífitas (orquídeas, musgos), así como para las suculentas (cactus, árboles de Navidad, aloe, etc.).

Evite los "pies mojados": rociadores decorativos para ayudar

En floristerías especializadas se venden aspersores para plantas de interior fabricados en arcilla u otros materiales similares, que cumplen no solo una función funcional, sino también decorativa, siendo un adorno de tu flor. Gracias a esto, las plantas reciben tanta agua como necesitan. Solo necesita insertar el aspersor en el suelo y llenarlo con agua. Después de eso, el agua penetrará gradualmente en el suelo a través del orificio desde el fondo. La planta recibe la cantidad de agua necesaria y las plantas "desbordantes" son cosa del pasado.

Como muestra la práctica, en las plantas que consumen una gran cantidad de agua, tal riego a menudo conduce no a "pies mojados", sino a la desecación. Por lo tanto, debe asegurarse de que el aspersor siempre esté lleno de agua.

Agua óptima para regar plantas de interior.

A la pregunta: "¿Qué agua usa con más frecuencia para regar sus plantas?" muchos responderán: "Por supuesto, toque /". Pero, lamentablemente, es el agua extraída del grifo la que contiene sustancias nocivas que se utilizan para la desinfección. Por lo tanto, todos los cultivadores saben que el agua se debe verter en un recipiente y dejar reposar durante un día. Al estar de pie, se calienta a temperatura ambiente, lo que también es importante, ya que al regar con agua fría, las plantas recibirán un choque.

En cuanto al agua hervida, incluso los expertos tienen disputas al respecto. Algunos lo aconsejan, ya que se vuelve más suave como resultado de la ebullición. Otros dicen que no hay ningún daño por ello, pero tampoco habrá ningún beneficio. Otros están categóricamente en contra, justificando esto por el hecho de que el agua hervida no tiene aire disuelto, que es tan necesario para las plantas.

Algunos amantes de las flores riegan sus plantas con el agua fría que sobra de cocinar papas, pasta, huevos o arroz, argumentando que esta agua contiene los nutrientes que las plantas necesitan. Por otro lado, el agua después de hervir los huevos contiene calcio, que no es del agrado de las plantas que prefieren un ambiente ácido. Estos son, por ejemplo, azaleas, orquídeas, hortensias.

¿A qué hora del día es mejor regar las plantas?

Si bien se prefiere el riego por la mañana o por la noche para las plantas de jardín, no existe una regla estricta para las plantas de interior. Sin embargo, los cultivadores de flores recomiendan regar las plantas de interior en otoño e invierno por la mañana para proteger sus favoritos verdes de la hipotermia, y en verano por la noche, cuando el calor disminuye y la humedad no se evapora tan rápidamente.

Traducción: Lesya V.
especialmente para el portal de internet
centro de jardinería "Tu jardín"

Si observa un error, seleccione el texto requerido y presione Ctrl + Enter para informar a los editores al respecto.

Comentarios:

Aún no hay comentarios, puede agregar su comentario.
Para ello, debe registrarse o iniciar sesión.


La frecuencia de riego depende de muchos factores externos:

Iluminación... Cuanto más brillante sea la luz (según las necesidades de una planta determinada, sin ir más allá de los límites adaptativos), más intensa será la fotosíntesis y cuanto mayor sea la tasa de crecimiento, mayor será la necesidad de humedad de la planta. En consecuencia, el terrón se seca más rápido y aumenta la frecuencia de riego. Si la planta no tiene suficiente luz, deja de crecer, la necesidad de agua disminuye y habrá que regarla con menos frecuencia.

Temperatura ambiente... Cuanto más cálidos, más intensamente proceden todos los procesos de vida de la planta, mayor es la necesidad de agua. Sin embargo, con el inicio del calor, a temperaturas superiores a +28 ° C, el crecimiento puede detenerse en muchas plantas, mientras que la necesidad de humedad también puede disminuir. A medida que la temperatura desciende por debajo del óptimo, la tasa metabólica y la intensidad disminuyen, y con esto la necesidad de agua, por lo que se requieren menos riegos. A temperaturas del suelo por debajo de + 10 ° C, las raíces de muchas plantas de interior son prácticamente incapaces de consumir agua.

Composición y volumen de suelo... Cuanto mayor sea el volumen del suelo y menor su porosidad, más tiempo se secará. Es muy importante plantar la planta en el suelo óptimo que se adapte a las necesidades de la planta en particular, y no dar más volumen del necesario para un crecimiento normal. Solo en tales condiciones será posible elegir el régimen de riego correcto. Si el bulto de tierra es mucho más grande que el volumen de las raíces y el suelo es muy denso, esto a menudo conduce a estancamiento de agua y anegamiento.

Humedad del aire... Cuanto más seco está el aire, más la planta pierde humedad a través de las hojas, más necesita la humedad de las raíces. En una atmósfera de aire húmedo, se reduce la evaporación.

Intercambio de aire... Con una fuerte corriente de aire, las hojas evaporan más humedad y aumenta la necesidad de riego.

Condición de la planta... Si la planta está en estado de reposo, se reduce su necesidad de agua. Antes del período de inactividad, es necesario reducir gradualmente el riego y, al dejarlo, aumentarlo gradualmente. En caso de enfermedad (especialmente raíces), la planta consume menos humedad.

Estos factores son muy móviles, pueden cambiar no solo de una temporada a otra, sino literalmente en unos pocos días, por lo que es necesario estar atento.

Para no confundirse con la frecuencia de riego, debe centrarse en la condición del suelo, el grado de humedad..

La cantidad de riego depende de los mismos factores. Es aconsejable agregar la cantidad mínima de agua que mantendrá el contenido de humedad deseado del sustrato y no dará lugar a un secado excesivo y pérdida de turgencia por las hojas. El exceso de agua que se haya filtrado al sumidero después del riego debe drenarse entre 15 y 30 minutos después del riego. El riego deficiente y frecuente es peligroso, cuando el agua no llega a todas las raíces; esto puede provocar la desecación del coma dentro de la maceta y la deshidratación de la planta.

No menos Es importante proporcionar acceso de aire a las raíces de la planta.... Si el riego es tan frecuente y abundante que los poros del suelo se llenan casi constantemente de agua, las raíces, en ausencia de aire, no podrán absorber agua y se crearán condiciones muy favorables para la descomposición de las raíces. Las plantas toleran un ligero secado excesivo mucho más fácil que el anegamiento regular.

Al comprar una planta, asegúrese de prestar atención a sus necesidades de agua en diferentes períodos del ciclo anual. Es útil leer sobre las condiciones naturales de su crecimiento para comprender qué tan húmedo debe mantenerse el suelo.... La planta se riega según sea necesario, no solo con regularidad. Te dirá el tiempo de riego por sí solo, absorbiendo el agua por las raíces y drenando el suelo en cierta medida.

Las plantas que requieren humedad constante deben regarse con frecuencia y abundantemente, dejando el agua en la olla. Hay pocas plantas de este tipo; incluyen habitantes de los pantanos adaptados para vivir en aguas estancadas, por ejemplo, cyperus, la planta de manglar brugieru (consulte Los manglares crecen en su hogar).

Las plantas que requieren un suelo moderadamente húmedo y no toleran el secado excesivo deben regarse inmediatamente después de que se seque la capa superior del suelo. Este grupo incluye muchas plantas de interior: la mayoría de palmeras, aráceas, helechos, mirtos, azaleas, hibiscos, etc. El riego regular y moderado mantendrá el terrón siempre ligeramente húmedo. Para tales plantas, puede usar macetas de riego automático.

Las plantas que prefieren secar parcial o completamente el suelo rara vez se riegan, pero abundantemente, de modo que el agua llegue a todas las raíces y las plantas puedan reponer sus reservas de agua. Estos incluyen cactus y plantas suculentas, dracaena, yuca, nolina, zamiokulkas, muchos tipos de orquídeas. Dependiendo de la etapa de crecimiento y época del año, pueden requerir diversos grados de secado del sustrato, desde unos pocos centímetros de arriba a abajo. No se recomienda usar macetas de riego automático para tales plantas.

Para regar correctamente, debe evaluar correctamente el grado de secado del suelo. La forma más sencilla es probar su superficie con la mano y saber qué tan profundo resultará. Este método es adecuado para plantas en las que solo se puede secar la capa superior. En plantas en macetas pequeñas, el grado de humedad se puede evaluar fácilmente por peso levantando la maceta; el suelo seco es mucho más liviano que el suelo húmedo. Para el control, al principio, puede quitar suavemente un bulto de la olla sin violar su integridad. Para plantas grandes que requieren un secado completo del suelo, es conveniente usar palos de madera, perforando un bulto con ellos en el fondo de la maceta.También hay dispositivos especiales a la venta para determinar el grado de humedad del suelo.

Temperatura el agua para el riego debe ser aproximadamente igual a la temperatura ambiente o 2-5 grados más cálida, pero no superior a +30 ° C.Regar con agua demasiado fría es un gran estrés para la planta, puede servir como una señal para el inicio de condiciones desfavorables y hacen que las hojas caigan. En ocasiones se puede observar la pérdida de turgencia por las hojas y con un coma húmedo, como consecuencia de la hipotermia en el coma, cuando las raíces no son capaces de absorber el agua fría.

Las plantas que están inactivas en condiciones frescas se riegan con agua fría para no provocar su despertar temprano.

A veces se practica el riego con agua caliente para estimular la floración. Pero esto también es demasiado estrés para las plantas, lo que puede resultar en su muerte.

Calidad del agua - factor no menos importante de la sanidad vegetal. Beber agua del grifo está bien para regar la mayoría de las plantas. Para especies especialmente sensibles a las sales de calcio, se puede recomendar regar con agua hervida. El agua se hierve durante varios minutos, se deja enfriar en el hervidor y se drena cuidadosamente del sedimento (las sales de calcio, cuando se hierven, caen parcialmente al fondo). Puede usar lluvia limpia o agua derretida. No debe usar agua de mesa embotellada para el riego; a menudo tiene un alto contenido de sales, que son útiles para los humanos, pero dañinas para las plantas. Es necesario tratar el agua de pozos y pozos con cuidado, es recomendable hacer primero su análisis químico.

Hay que defender el agua del grifo para liberarla del cloro. Se pueden usar filtros de carbón para eliminar el cloro del agua. No se recomienda el uso de filtros de intercambio iónico, ya que el agua está saturada de iones de sodio nocivos para las plantas. Hervir también elimina el cloro del agua. Para el riego, puede usar agua reemplazable de los acuarios: está tibia, sedimentada y enriquecida con productos de desecho de pescado, que son buenos fertilizantes orgánicos.

Regar las plantas correctamente sobre la tierra.... Las plantas en la naturaleza reciben agua con precipitación. Con riego por aspersión, el agua moja uniformemente el suelo, cayendo bajo la acción de la gravedad a los pelos absorbentes de las raíces, llevando consigo sales disueltas. Cuando se riega desde arriba, es más fácil evaluar el grado de humedad del suelo, mientras que regar desde abajo puede provocar el anegamiento de las raíces inferiores y el secado de las superiores.

Hay una serie de plantas que tienen puntos de crecimiento, tubérculos u hojas muy sensibles al agua y, a menudo, se recomienda regarlas en una sartén. Pero incluso estas plantas deben eliminarse con cuidado desde arriba cada pocos riegos. El riego desde el fondo es aceptable para plantas plantadas en macetas pequeñas, para las cuales es difícil regar desde arriba, por ejemplo, Saintpaulias en miniatura. Para tales plantas, a menudo se utilizan esteras de riego especiales.

Al regar, distribuya el agua uniformemente sobre toda la superficie del terrón de tierra, no vierta en un solo lugar. No es deseable mojar el tronco o la base de la planta, ponerse en las hojas.


Barriles para regar las plantas de interior

No tiene sentido determinar el tiempo de riego golpeando la olla. Medir la pérdida de agua por peso requiere mucha habilidad. mejor La mejor manera de determinar cuándo regar al mismo tiempo y la más fácil. Inspeccione la superficie en invierno, el suelo una vez a la semana, a mediados del verano, siempre que sea posible. Si la superficie del suelo también se parece al polvo seco, riegue la planta. Sumerja su dedo índice en el suelo hasta la profundidad de la uña. Si la punta permanece seca, entonces la planta debe regarse. La excepción más importante a esto son los cactus: reglas y otras suculentas en el invierno, la habitación es fresca y las plantas no se marchitan, déjelas en Cómo.


¿Por qué elegir el riego por mecha?

Entre las ventajas del riego por mecha se encuentran las siguientes:

  • Ahorros significativos en el tiempo de riego para grandes colecciones de plantas.
  • Humectación constante del suelo, con la organización adecuada, en la cantidad de humedad requerida por la planta.
  • Conveniencia de la fertilización y su completa absorción por la flora de la habitación.
  • Color de hoja intenso, floración abundante, crecimiento rápido
  • La capacidad de dejar las flores desatendidas durante un período prolongado.


Sistemas listos

Sistema completo con mangueras, tubos, etc. entrega agua desde la fuente principal a todas las plantas conectadas. Sus dimensiones se pueden cambiar según la necesidad. Esquemáticamente, se puede representar de la siguiente manera:

  1. Fuente A (toque).
  2. Conductor B (manguera, tubo).
  3. Punto final C (boquilla, embudo).

Se utiliza un regulador para la conexión. Controla la alimentación. El riego del suelo se realiza de manera oportuna.

Hay 3 tipos de conexión:

  • Remoto.
  • Directo.
  • Usando un conector.

En tiendas especializadas hay sistemas de riego automático listos para usar, por ejemplo, Hozelock. Se pueden usar en el cultivo de plantas de interior en macetas (2 piezas) y en parcelas de jardín con un área de 9 m2.

¡Atención! El mini equipo de AquaDeco se ha desarrollado para plantas domésticas. Estas bolitas se llenan de agua y se colocan en el suelo hasta el nivel indicado en ella. La bola libera la cantidad necesaria de líquido en el suelo.

Los sistemas de riego automático son muy diversos.

Blumat

Es ampliamente conocido entre los cultivadores de flores.

  • suministro automático de agua en cualquier momento del día
  • el equipo es fácil de mantener
  • durabilidad

  • contaminación frecuente de filtros y tubos
  • llenado frecuente del tanque.

Jardinera de raíz

Se les llama popularmente ollas inteligentes. Funciona según el principio del movimiento molecular. El sistema tiene un depósito desde el cual el agua fluye hacia el sistema de raíces.

El sistema radicular absorbe líquido por sí solo.

  • La olla para alijo consta de 2 recipientes: 1 - la olla decorativa en sí misma, 2 - un depósito que es invisible y realiza la función de drenaje de raíces.
  • Las raíces, buscando agua, absorben la cantidad requerida.
  • El llenado se realiza a través de un orificio especial.
  • Se proporciona una manga para eliminar el exceso de líquido.

¡Atención! La maceta inteligente controla de forma independiente la humedad del suelo gracias al indicador. Se adapta perfectamente al interior de cualquier hogar.

Organizar el riego por goteo para sus plantas de interior favoritas con sus propias manos no es tan difícil. Un amante de las flores puede intentar hacer un sistema de riego por su cuenta, o puede comprar todos los accesorios necesarios en tiendas especializadas.


Ver el vídeo: Cómo saber cuándo regar las plantas de interior? Ayúdate con un medidor de humedad!


Artículo Anterior

Tomate Wonder of the Earth: una variedad con frutos gigantes

Artículo Siguiente

Peligroso (venenoso)